[El Cartucho Sibarita] ¿Videojuego o película interactiva? Eso es Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots



En su primera edición ya le sacamos los colores al, para muchos, mejor juego del 2010: Mass Effect 2. Hace un par de semanas hicimos lo propio con el nombrado mejor RPG de 2009: Dragon Age: Origins. Hoy volvemos la vista un poco más atrás para centrarnos en elegido mejor juego de 2008 y, según se puede leer por ahí, uno de los mejores videojuegos de la historia: Metal Gear Solid 4: Guns ot the Patriots.

No es costumbre nuestra cortarnos, así que, sin más, entramos al trapo, activamos modo sibarita y que se preparen Kojima y compañía xD


MGS4: Guns of the Patriots vió la luz en junio de 2008. Fue el 7º juego de la saga (si contamos con los dos primeros Metal Gear para MSX y el Portable Ops para PSP) y el que ponía punto y final a la historia de su protagonista, Solid Snake. Posteriormente vería la luz Metal Gear Solid: Peace Walker (secuela de MGS3 pero anterior a MGS1) y para 2011 se espera Metal Gear Solid: Rising que contará parte de la historia acontencida entre MGS2 y el juego que nos ocupa. Vamos, que fue el último de la historia pero no el último en salir al mercado.

Metal Gear Solid significó la llegada a las masas de este gran juego, más de seis millones de unidades vendidas. Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, supuso una muy buena segunda parte que confirmó la serie como punto de referencia en el mundillo, a pesar de aquellos críticos que pidieron a gritos no volver a ver nunca más a Raiden (cosa que, por suerte, no ocurrió).


La tercera parte, Snake Eater, nos trajo la madurez de la saga. El tono épico, su perfeccionamiento jugable, sus valores de producción... todo el juego en sí clamaba a la obra maestra y los medios, crítica y jugadores supieron apreciarlo.

Por todo esto los fans de la serie, entre los que me incluyo, y también los que no, tenían grandes esperanzas puestas su última entrega y, a vista de los resultados, se vieron colmadas. Un buen final a la altura de toda la historia. Una factura técnica impresionante; aun hoy, 3 años después de su lanzamiento, se hacen juegos para PS3 que miran con envidia a este Guns of the Patriots. Un equilibrio perfecto entre la historia narrada y la historia jugada.

Espera, ¿has dicho equilibrio? ¿has dicho equilibrio perfecto? Sí y es que es ahí dónde empiezan sus críticas.


Lo peor de MGS4 es que tengas que jugarlo. Y no me refiero a que su control sea malo; todo lo contrario: es suave y preciso. Ni digo que la Tactical Espionage Action no le venga como anillo al dedo; al revés, después de 4 entregas la fórmula llegaba enteramente pulida y perfeccionada. Tampoco digo que no me gustaran sus novedades; el nuevo traje octocamo (que te permitía mimetizarte con el entorno) se convertía en un imprescincible del juego y el pequeño Mk II (el roborcito autónomo) era su complemento ideal.

Lo que digo es que la historia era tan buena, los personajes tan carismáticos, el ritmo tan bien elegido, la música siempre adecuada, el doblaje al inglés a un nivel tan alto, las emociones, la épica, las sopresas... la pena es tener que jugarlo, sentirte un espectador intruso en lo que está pasando.

Y es que, Sr. Kojima, usted nos ha querido vender un videojuego, y lo que verdaderamente hace grande a su obra es que la historia y todo lo creado alrededor es terriblemente bueno. Una tarde me senté a jugar, poco rato porque no tenía mucho tiempo. En ese intervalo me dio tiempo a cargar una partida, avanzar hasta el siguiente punto de control (estaba a dos pasos) y ver una estupenda cinématica. Cuando acabó, miré la hora y le di a guardar. En 45 minutos o una hora apenas había tocado el mando, pero las lagrimillas me corrían cara abajo. Emocianado y feliz para toda la tarde. Qué gran juego, pensé. Y pienso.


Hay juegos que solo se viven aporreando los mandos o decidiendo a todo control lo que quieres hacer con la historia. Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots se disfruta poniendo tu tele más grande al mayor volumen que puedas (o te dejen), sentándote delante, poniéndote cómodo y simplemente viendo y escuchando lo que Hideo Kojima y su equipo tienen que contarte. Nada más y nada menos, simplemente genial.

¿Uno de los mejores videojuegos de la historia? Sin duda.

2 comentarios:

Drakons dijo...

Lástima que no vaya a tener una PS3 para probarlo :) jejeje aunque tengo una PS2 para jugar al 3, tan guiado es el juego? es decir te atreverías a poner porcentaje al tiempo que pasas jugando y al tiempo que pasas viendo cinemáticas? jaja

ToniCae dijo...

jeje! Drakons, tú siempre buscando cifras y más cifras...
El juego es guiado en el sentido de que al final de una fase siempre verás la misma escena, no importa lo que hagas en ese nivel. Vamos, guiado como son muchos otros juegos.
Luego, en realidad sus escenarios no son del todo pasilleros y hay cierta libertad en las formas de llegar a tu objetivo.
Eso sí, el porcentaje viendo cinemáticas es alto, eso sin dudarlo, y es lo mejor ;)

Publicar un comentario